El vigésimo sexto

Cómo era de esperar, durante todo el tiempo que he estado sin escribir ha nacido otro de mis sobrinos: Carlos, el vigésimo sexto, que es el cuarto de la octava y que vuelve a ampliar mi deuda de poesías sobriniles. La verdad es que apenas he tenido tiempo de conocerlo, porque nació el 27 de junio y poco después desaparecí de Madrid y no le he vuelto a ver. Estoy seguro de que si un día nos cruzamos por la calle ni nos reconoceríamos, porque estos críos crecen a una impresionante velocidad.

Esta vez nadie se llevó el jamón de la porra para el que acertase día y peso, pero creo que debería acumularse el bote para el siguiente, que, si no recuerdo mal, nos llega a finales de agosto o principios de septiembre.

Anuncios

Un curso que termina

Lo sé. Esta entrada llega con casi un mes de retraso. Tan pronto escribo todos los días como estoy dos meses sin pasarme por aquí. Y el problema siempre es el mismo: me gustaría escribir sobre esto, pero a ver si mañana lo puedo hacer con más calma.

Y me hubiese gustado escribir sobre el fin de curso, que ha acabado teniendo un sabor agridulce. Y quizá la causa del retraso en actualizar el blog haya sido ese regusto amargo de la decepción. Me había involucrado en un proyecto ambicioso que se fue al traste porque era “demasiado ilusionante” (sic) y porque los prejuicios son tantas veces más poderosos que las ideas. Pero como se fue al traste, creo que lo mejor que puedo hacer es dejarlo en el trastero y no tratar de trastear con lo que pudo ser y no fue. Así que hasta aquí este breve desahogo, ya siento si un tanto enigmático para quien no está en el asunto.

Pero el fin de curso tuvo también sus grandes momentos. Sobre todo, la representación de El Inspector general, de Gogol, en el auditorio del pueblo, a cargo de mis alumnos del Taller de Teatro. Y sí, pudo ser muy mejorable, se nos olvidaron algunas cosas, se nos escuchó poco… Pero actuamos. Estuvimos encima del escenario y pusimos nuestro mejor empeño. Y al final de la representación, las lágrimas previas y los dolores de tripa porque yo no pienso actuar y se me va a olvidar todo, dieron paso a “el año que viene tenemos que repetir”. Pues eso, que el año que viene tenemos que repetir, pero más y mejor.