El vigésimo sexto

Cómo era de esperar, durante todo el tiempo que he estado sin escribir ha nacido otro de mis sobrinos: Carlos, el vigésimo sexto, que es el cuarto de la octava y que vuelve a ampliar mi deuda de poesías sobriniles. La verdad es que apenas he tenido tiempo de conocerlo, porque nació el 27 de junio y poco después desaparecí de Madrid y no le he vuelto a ver. Estoy seguro de que si un día nos cruzamos por la calle ni nos reconoceríamos, porque estos críos crecen a una impresionante velocidad.

Esta vez nadie se llevó el jamón de la porra para el que acertase día y peso, pero creo que debería acumularse el bote para el siguiente, que, si no recuerdo mal, nos llega a finales de agosto o principios de septiembre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s