¡Feliz Noche!

Lo reconozco para mi vergüenza. Ya apenas escribo christmas manuscritos. Ni siquiera envío despersonalizados correos electrónicos para felicitar la Navidad. Ya casi solo me limito a responder a las felicitaciones que me llegan por Whatsapp. Pero agradezco de veras esas felicitaciones. Y me gustaría ser capaz de tomar el bic y escribir los cientos de christmas que escribía antes. Por eso hoy, como cada año, vuelvo a despertar este blog medio dormido, a pensar en ti mientras escribo esto y a pensar, sobre todo, en lo que se celebra: ¡Feliz Navidad!

Como tuiteé esta mañana, creo que si no te gusta la Navidad es porque no has leído la versión original (Lucas 2,1-7):

1 Sucedió en aquellos días que salió un decreto del emperador Augusto, ordenando que se empadronase todo el Imperio.
2 Este primer empadronamiento se hizo siendo Cirino gobernador de Siria.
3 Y todos iban a empadronarse, cada cual a su ciudad.
4 También José, por ser de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret, en Galilea, a la ciudad de David, que se llama Belén, en Judea,
5 para empadronarse con su esposa María, que estaba encinta.
6 Y sucedió que, mientras estaban allí, le llegó a ella el tiempo del parto
7 y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre, porque no había sitio para ellos en la posada.

Aunque, si nos ponemos puristas, realmente la versión original es esta:

ΚΑΤΑ ΛΟΥΚΑΝ 2

1 Ἐγένετο δὲ ἐν ταῖς ἡμέραις ἐκείναις ἐξῆλθεν δόγμα παρὰ Καίσαρος Αὐγούστου ἀπογράφεσθαι πᾶσαν τὴν οἰκουμένην.

2 αὕτη ἀπογραφὴ πρώτη ἐγένετο ἡγεμονεύοντος τῆς Συρίας Κυρηνίου.

3 καὶ ἐπορεύοντο πάντες ἀπογράφεσθαι, ἕκαστος εἰς τὴν ἑαυτοῦ πόλιν.

4 Ἀνέβη δὲ καὶ Ἰωσὴφ ἀπὸ τῆς Γαλιλαίας ἐκ πόλεως Ναζαρὲθ εἰς τὴν Ἰουδαίαν εἰς πόλιν Δαυὶδ ἥτις καλεῖται Βηθλέεμ, διὰ τὸ εἶναι αὐτὸν ἐξ οἴκου καὶ πατριᾶς Δαυίδ,

5 ἀπογράψασθαι σὺν Μαριὰμ τῇ ἐμνηστευμένῃ αὐτῷ, οὔσῃ ἐγκύῳ. 

6 Ἐγένετο δὲ ἐν τῷ εἶναι αὐτοὺς ἐκεῖ ἐπλήσθησαν αἱ ἡμέραι τοῦ τεκεῖν αὐτήν,

7 καὶ ἔτεκεν τὸν υἱὸν αὐτῆς τὸν πρωτότοκον, καὶ ἐσπαργάνωσεν αὐτὸν καὶ ἀνέκλινεν αὐτὸν ἐν φάτνῃ, διότι οὐκ ἦν αὐτοῖς τόπος ἐν τῷ καταλύματι.

Así que esta noche, procuraré acercarme al Portal con los pastores, que “fueron corriendo y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre”. Eso sí, este año no iré de pastor, iré de oveja… negra.

 

Aquí, como siempre, un villancico -algo relamido, pero a mí me gusta- que he encontrado por ahí, para celebrarlo:

Villancico del bandido

Caminito de Belén
cabalga fiero bandido
que detiene su caballo
al ver a dos peregrinos:
él de pie va caminando,
ella encima del borrico.
La negra noche se acerca
y van buscando cobijo.
“Denme todo lo que tengan,
denme todo les he dicho”.

“Yo que hasta ayer fui ladrón,
vil, cruel y fiero bandido,
robaré mil corazones
para recibir al Niño”.

Por ser todo lo que tienen,
danle su inmenso cariño.
Mírame siempre, María,
como miraste al bandido
cuando te quiso robar
en el medio del camino.
Con tu mirar de ojos grandes
su corazón de granito
se le convirtió en posada
para recibir al Niño.

“Yo que hasta ayer fui ladrón,
vil, cruel y fiero bandido,
robaré mil corazones
para recibir al Niño”.

“Vénganse ustedes sin miedo,
vénganse ustedes conmigo,
vénganse a mi pobre cueva
a guarecerse del frío”.
Caminito de Belén
no cabalga ya el bandido:
que ha encontrado un tesoro
que le hace mucho más rico.
Es su corazón posada,
para recibir al Niño.

“Yo que hasta ayer fui ladrón,
vil, cruel y fiero bandido,
robaré mil corazones
para recibir al Niño”.



Y aquí un villancico en una versión menos cursi, del gran Juanmi, amigo y compañero:

Anuncios