Lupus Ferocissimus y Caperucita Rubra

Como los cuentos son mucho más importantes que quien los cuenta y como me gustaría que algunos no se dejasen de contar, regalo aquí para quien la quiera la versión original de Caperucita Roja, sin subtítulos, con la que he disfrutado tantos buenos momentos.

Es un cuento al que tengo un cariño especial porque me encontró él a mí más que yo a él. De hecho, me encontró cuando yo ni siquiera había oído hablar del mundo de los cuentos orales y, por tanto, ni se me había pasado por la cabeza que algún día podía contar cuentos sobre un escenario.

Fue un fin de semana, probablemente el puente de mayo, del 93 o el 94. Iba a pasar con unos amigos unos días en Valencia y paramos a comer en Segóbriga, donde se encuentran las ruinas de una antigua ciudad romana bastante bien conservadas y que, en aquel entonces, eran de libre acceso. Entre las ruinas, de lo mejor conservado es el teatro, al que han puesto un escenario de madera y donde se celebra todos los años el Festival de Teatro Clásico.

https://i1.wp.com/www.segobriga.org/images/teatro.jpg

Sin poderlo evitar, subí al escenario a contemplar desde allí el graderío y entonces, no sé por qué, a E. se le ocurrió una feliz idea:

–¡Cuéntanos un cuento!

Y entonces empecé a contar el cuento de Caperucita, que es el cuento que primero se le ocurre a uno cuando oye la palabra cuento. Pero, como requería la situación, empecé a contarlo en latín. Con el tiempo he llegado a la conclusión de que, en el fondo, los cuentos permanecen allí donde se han contado hasta que encuentran a alguien que quiera contarlo de nuevo. Y he llegado al convencimiento, de que allí, en Segóbriga, hace unos cuantos siglos, en aquel teatro se contó el cuento del Lupus Ferocissimus y Caperucita Rubra ([Kaperukita] en pronunciación clásica) en un latín que ya empezaba a ser otra cosa. Y por eso tal vez la versión que reproduzco a continuación pueda escandalizar, tanto por la gramática como por el contenido, a algún purista. Pero me he limitado a respetar fielmente la primera versión, sin cambiar una coma y sin traducirla, para que no ocurra lo que ocurre en tantas novelas policíacas, en las que el asesino es el traductor.

Lo que no ha habido forma de mantener es todo lo demás: ademanes, entonación, voz… Te toca a ti ponerlo.

No obstante, para que nadie se pierda doy un pequeño glosario de los vocablos clave: domus, significa “casa”, lignator es “leñador”, Lupus Ferocissimus: Lobo Feroz y Caperucita Rubra… CAPERUCITA ROJA:

In illo tempore, vivebat puella una cum matre eius in domo apud silva. Puella ista habebat caperuzam rubram et apellata erat “Caperucita Rubra”. Uno die, dixit mater eius:

–Caperucita, Caperucita…

–Quid vis a me, matercula mea amantissima? –respondit Caperucita.

–Ego volo te portare –dixit mater– hanc cestitam cum chorizito et tarta frambuesae et whisky et cetera… ad abuelitam tuam, quae infirmissima est et vivit al otro lado del bosque.

–Bene est –dixit Caperucita contentissima–. Ego portabo hanc cestitam cum chorizito et tarta frambuesae et whisky et bomboncitibus et…

–SATIS, Caperucita –dixit mater aliquantulum torrata cum perorata puellae–. Cave lupum ferocissimum qui in silva deambulat et vult devorare puellas indefensas.

–Noli curare, matercula mea –respondit Caperucita–. Ego non timeo lupum ferocissimum –et tollens cestitam et caperuzam rubram vadit ad domum abuelitae suae canans et psallans: “Caperucita rubra sum, domum abuelitae eo! Caperucita rubra sum, domum abuelitae eo!”.

In eodem tempore, in silva, Lupus Ferocissimus apropinquabat canans: “Lupus Ferocissimus sum, morderem oculum tuum!”. Et repente:

–Quid audio? –dixit–. Caperucita sabrosissimam. Meriendam habemus… Lupe, carpe diem!!

Et cum magno salto se plantavit ante Caperucitam Rubram quae dedit gritum non minimum.

–Ave, Caperucita –salutavit Lupus Ferocissimus.

–Ave, Lupe Ferocissime, quam sustum mihi dedisti!

–Sentio multum. Caperucita, Caperucita, it is the questionem… Quoooo vadis?

–Ah, bene est –respondit Caperucita–. Maximum gaudium est mihi te respondere: ego vado ad domum abuelitae meae, quae infirmissima est et vivit in altera parte silvae et porto ei hanc cestitam tam repletam cum chorizito, et vino, et morcillitis burgalensibus et…

–SATIS, Caperucita –dixit Lupus, aliquantulum torratus cum perorata–. Puta Caperucita!

(En este punto, ante posibles mal interpretaciones, nos vemos obligados a hacer una breve aclaración. En latín existe el verbo puto, putas, putare, putavi, putatum, que significa “pensar” y que aquí el lobo emplea en su forma imperativa. Es decir, “piensa, Caperucita”. Una vez aclarado este extremo sigamos tranquilamente con la interesante conversación entre Caperucita y el Lobo).

–¡Puta Caperucita! ¡Puta et reputa! –dixit Lupus Ferocissimus cum secunda intentione–. Ego cognosco viam breviorem… Id est, atajum.

–Atajum? – preguntavit Caperucita–. Qualis est iste atajus?

–Bene est –continuavit Lupus–. Da millia pasuum recte, deinde quinque millia dextera, deinde centum sinistera, quattuor millia recte, et ibi erit domus abuelitae tuae.

–O, Lupe Ferocissime, thankium –et Caperucita vadit per “atajum” contentissima, canans et psallans: “Caperucita Rubra sum, domus abuelita eo!”.

Interea, Lupus Ferocissimus ridebat et ridebat cum magnis carcajadis et dicebat:

–Oh, oh, oh, infinitus est numerus stultorum… Via quam Caperucitae monstravit longioooorem est. Ego cognosco veram viam breviorem.

Hoc dicto, salivit corriendo sicut anima quae llevatur a diabolo et primus llegavit ante portam domi abuelitae. Et pulsavit: tocum, tocum.

–Quiiiiiiiiiiiis eeeeeeeeeeest? –dixit abuelita infirmissima atque oxidadissima cum voce acuta sicut cuchillum arrastratum in plato porcelanae.

–Caperucita sum –respondit Lupus Ferocissimus, vocem femeninam simulans.

–Intra, intra. Pooorta apeeeerta eeeeest –invitavit abuelita et haec fuerunt ultima verba sua, quia lupus ferocissimus intravit et abuelitam devoravit…

–Aliquantulum siccam –dixit Lupus in dentibus hurgandis.

Cum haec occurrebant, Caperucitam ibat canans et psallans: “Caperucita Rubra sum…” et cetera. Et se entretenebat cum floris itineris:

–Unam florem –dicebat cum voce suavissima–, alteram florem… COÑUM, UNUM CARDUM!!!!

Post unas quantas horas, llegavit Caperucita agotata et cum magno dolore in digito suo ante portam abuelitae et recuperavit sonrisam. “Tocum, tocum”, portam pulsavit. Repente, Lupus Ferocissimus, apuradissimus pensavit (aut melius dictum, putavit): “Quid facio? Caperucita Rubra hic est… Scio, in lecto me meto sicut si abuelita fuissem”. Et in lecto se metivit cum camisone abuelitae atque dixit:

–Quiiiis eeeest?

–Abuelita, ego sum, Caperucita Rubra, nieta tua quam tantum amas, et porto cestitam unam cum chorizito et vino et tarta frambuesae et aqua minerali et…

–SATIS, Caperucita –cortavit Lupus.

–Sed, abuelita, abuelita… Quam oculos magnos habes! –dixit puella cum vidit suam abuelitam.

–Bene est, filia mea, sunt… ad te videndum melius.

–Sed, abuelita, abuelita, quam auriculas magnas habes!!!!

–Sunt… ad te audiendum melius…

–Sed, abuelita, abuelita, –continuavit Caperucita escamata tantum– Quas fauces maximas habes!!!!!

–Sunt ad te devorandum melius, Caperucita, quia abuelita non sum, sed Lupus Ferocissimus –et saltavit ad devorandum pauperem puellam.

–Aaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhggggggggggggggggggg –exclamavit Caperucita.

–AAAAAAAHHHHHHHRRRRRRRRRGGGGGGGGGGG– exclamavit Lupus relamiendo bigotes suos…

Sed, in eodem tempore, unus quidam deambulabat per silva et silbabat cancioncillam: “laralaram, laralam, laralaram, lararam, lam, lam”… Homo audax, homo fortis, homo habilis, homo… sapiens sapiens: lignator.

Lignator, audito chillido stentoreo Caperucitae, intravit cum falce (aut hacha) sua in domum abuelitae et vidit Caperucitam gritantem:

–Aaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhggggggggggggggggggg.

Et simul Lupum Ferocissimum:

–AAAAAAAHHHHHHHRRRRRRRRRGGGGGGGGGGG.

Et dixit lignator:

–AJÁ

Lupus Ferocissimus posuit caram non rompere platum in tota vita sua et incepit dicere:

–Ave, lignator, ego hic sum, sed nihil mali facio. Stabat cum amicissima mea, Caperucita, potando cervisiam frigidam.

–Excusatio non petita, acusatio manifesta –dixit lignator cum dignitate et sapientia.

–Noli credere, lignator –exclamavit Caperucita–, Lupus Ferocissimus animal terribilissimus est et me volebat devorare et antea devoravit abuelitam meam quae infirmissima erat et ego portabam ei hanc cestitam cum chorizito, et aliquibus licoris et…

–SATIS!!! –dixit lignator, torratus cum perorata.

–Non satis –continuavit Caperucita emperrata–. Lupus Ferocissimus animal ferox et insanis et ego portabam hanc cestitam cum…

–SATIS!!!!!!!!!!!!!!!! –dixerunt lignator et Lupus.

–Non satis –prosequebat Caperucita dale que dale–, quia puella indefensa sum et Lupus Ferocissimus me timavit in silva et devoravit abuelitam meam…

–SSSSSAAAAAAAAAATTTTTTTTTTTTTIIIIIIIIIIIIISSSSSSSSSSSSSSS –dixit lignator–. Quousque tandem abutere, Caperucita, patientia nostra?

–Non satis quia…

Tunc, lignator, non posuit resistere et cum falce sua afiladissima…. CATACLUM… et Caperucita… Caperucita finita est. Et in finem, ambo duo, lignator et Lupus Ferocissimus, Caperucitam devoraverunt!!!

Et colorinem coloratum, hoc contum acabatum.

 

 

Eneas eterno

Eneas ha vuelto a llamarme, quizá para recordarme lo que no he llegado a ser.

Hace unos días me llegó un mensaje en Facebook de A., a quien no conozco personalmente:

Hola, Edu: Tu Eneas es inmortal. ¿Puedes darme una dirección a la que enviar tu más reciente libro? Acaban de llegarme para repartir entre los autores.

Le di la dirección y, efectivamente, a los pocos días allí estaba, como si lo hubiese escrito ayer, la nueva edición de “Eneas en autobús”, del que ya he hablado en otras ocasiones: el cuento que escribí hace más de veinticinco años, con el que gané el concurso literario Miguel Hernández, del Colegio de Doctores y Licenciados, y que acabó publicado en la Colección Letra Grande de la Editorial Popular, donde todavía sigue disponible.

cuentos urbanícolas - portada

En aquella ocasión, compartía libro con escritores como Gómez de la Serna, Julio Cortázar, Camilo José Cela… Y en la pequeña biografía que aparecía al final del cuento (imagino que no habrá sido actualizada) apenas ponía mi nombre, se decía que había ganado con ese cuento el premio Miguel Hernández y, a falta de pasado, se metían a profetas, pero se guardaban las espaldas con una maldita condicional:

Le auguramos a Eduardo un buen viaje por el mundo mítico de las letras, si continúa con la calidad con que ha iniciado el trayecto.

Después el cuento apareció publicado en otro libro titulado Educación vial a través de la literatura, que también se puede comprar o, si se prefiere, descargar legalmente el PDF en la página de redined

educación vial a través de la literatura - portada

En esa ocasión, compartía de nuevo páginas con Julio Cortázar (seguro que habríamos llegado a ser grandes amigos) y con otros muchos: Julio Llamazares, Elvira Lindo, Antonio Muñoz Molina, John Irving, Arturo Pérez Reverte, Roald Dahl… Lo mejor del libro es que viene con guía para el profesor y ejercicios sobre los cuentos. Allí descubrí que “Eneas en autobús” dice mucho más de lo que yo me había imaginado y que se podía utilizar para trabajar sobre “la convivencia en los transportes públicos” o “las normas de comportamiento cívico-social”, además de “la mitología en la vida cotidiana”. Y se hace una magnífica sinopsis del cuento:

Un agobiante viaje en autobús se convierte en una forma de evasión para el protagonista, aficionado a la lectura de los autores clásicos. La mezcla de los pasajes de La Eneida, el libro que está leyendo, con la situación que vive, provoca un curioso paralelismo y un sorprendente giro que desestabiliza al lector.

Cuando recibí el mensaje de A. hace un par de semanas, supuse que se trataba de una nueva edición de La educación vial a través de la literatura, pero resulta que es un libro distinto, que lo único que comparte con el anterior es que lo edita la DGT. El libro se titula Tráfico de cuentos… Ahora mismo, al ir a buscar información sobre Tráfico de cuentos en Internet he descubierto que se había publicado en 2010… Y se me ha abierto una ventana en la memoria que no sé quién me había cerrado: me he ido corriendo a mi bandeja de correo electrónico (afortunadamente, no suelo borrar ningún correo) y he descubierto que sí que conozco a A. desde hace años, aunque solo sea de nombre. Me escribió un correo el 27 de marzo de 2009 en el que me invitaba a incluir a Eneas en una antología que estaba preparando:

Hola, Eduardo:
    Me dirijo a ti con miedo, si te propongo publicar OTRA VEZ el Eneas en bus.. ¿me mandarás a la m….?.
[…]
    Tú me dices si te interesa resucitar a Eneas o asesinarlo para siempre.
Y yo le respondí que estaba encantado de que Eneas volviese a darse una vuelta por el mundo, aunque eso acabase cavando mi tumba literaria. Y allí aparece de nuevo, esta vez junto a escritores como José María Merino, Medrardo Fraile, Daniel Moyano… Solo falta Cortázar.
Como en la web no he encontrado ni siquiera una foto de la portada, subo la que acabo de hacer con el libro ya entre mis manos. Además el cuento viene acompañado de una ilustración sensacional:
 tráfico de cuentos - portadatráfico de cuentos - interior
Pero, sin lugar a dudas, mi edición preferida de “Eneas en autobús” es la que hizo E. con alumnos de compensatoria del IES Anselmo Lorenzo para el Proyecto de Educación Vial Anselmo cruza el paso de cebra, con el que ganó un merecidísimo premio.
Como me decía A. en su último mensaje, “larga vida a Eneas”, aunque yo sienta, igual que al final del cuento, sus ojos clavados en mí mientras me dice llorando:
¿No me ha permitido la fortuna, ¡oh desdichado joven!, cuando ha llegado el triunfo, el que vieras mi reino y el devolverte triunfante al hogar paterno?

La mano de la hormiga

Descubrí los microrrelatos cuando estaba en 2º de BUP (4º de ESO si eres demasiado joven para situarte) gracias a A. T., mi profesor de Literatura (sí, por aquel entonces la Literatura tenía una asignatura para ella solita) que me dejó un libro titulado La mano de la hormiga, una recopilación de cuentos brevérrimos de menos de una página, hecha por Antonio Fernández Ferrer. Los había mejores y peores, claro está, incluso alguno probablemente sobraba, pero el conjunto era fascinante y sobrecogedor.

Pasó el tiempo, acabé convirtiéndome en profesor, empecé a dar Literatura (sí, yo llegué a dar clases de BUP y COU) y traté de transmitir a mis alumnos la pasión por los libros y por los microrrelatos, pero en vano busqué La mano de la hormiga: el libro había prácticamente desaparecido y no encontré ninguna biblioteca que lo tuviera. Cuando llegó Internet (sí, yo di clases antes de que existiese Internet) lo busqué alguna vez, pero con un resultado decepcionante. También volví locos varios años a los Magos, hasta que me di por vencido, aunque para consolarme fui descubriendo un montón de antologías de microrrelatos por Internet y también en papel. Una de las que más he utilizado en clase es la de Dos veces cuento, de Joseluís González: con cierta frecuencia al comienzo o al final de la clase leía algún microrrelato o los aprovechaba para hacer menos tediosos los dictados…

Pero ayer recibí un correo electrónico de J, antiguo alumno (sí, él también ha pasado ya de los treinta), al que, por lo visto, también logré inocularle el virus (“ya sabes que cambié mi rumbo profesional al mundo de la informática, pero aquella semilla que me dejaste, me ha permitido seguir devorando libros y procurar darle un toque más humano al mundo de la tecnología”):

Hola Eduardo,

Tengo desde hace mucho esta dirección tuya y realmente no sé si sigue activa y si esto llegará a alguna parte, pero yo lo intento, si me viene devuelto probaré por otros medios…

Hace unos años intenté encontrar un ejemplar de La mano de la hormiga, aquella antología de microrrelatos que me enseñaste hace tantos años en Los Olmos. Buceé y busqué y no conseguí nada.

Y después me cuenta cómo tras unas cuantas peripecias consiguió encontrar el libro, descatalogado desde hace más de diez años, lo ha editado para la página www.epublibre.org y me manda el enlace para poder “descargártelo y compartirlo” y eso es lo que hago. Espero que lo disfrutes.

LOS CUENTOS SON ASES

No solo tengo sobrinos, de vez en cuando también tengo actuaciones y eso me permite acordarme de que érase una vez un blog que cada vez tiene más achaques. Y en parte es lógico, porque ya empieza a tener una edad: mañana cumple 7 años, lo que no está nada mal si se tiene en cuenta que la media de vida de un blog convencional es de 463,7 días, es decir, 15 meses y medio (según datos que he encontrado en una interesante entrada de rafalinux). Pero me estoy desviando del tema, porque no escribo esta entrada para hablar del blog, sino para anunciar, con el retraso habitual, que esta semana cuento en la XV muestra de Narración Oral Escénica “Contar con la Universidad Complutense”. Será el martes, a las 19.00 en el Paraninfo del Edificio A de Filología, con entrada libre.

Me encanta contar en el Paraninfo, porque fue allí donde me encontré por primera vez con los cuentos orales hace casi veinte años y escuchando aquellas historias soñé con ser yo quien las contase algún día.

Ya sé que la fecha no es buena, que llega el fin de curso y los exámenes, pero culminar una tarde intensa de estudio (recomiendo especialmente la biblioteca de clásicas, en el mismo edificio) con unos buenos cuentos es una de las mejores recetas que se me ocurre para hacer más llevadero este final de curso. A mí me hará mucha ilusión verte allí. Cuento contigo…

LOS CUENTOS
SON ASES

HISTORIAS CON HUMOR Y CON EMOCIONES

XV MUESTRA IBEROAMERICANA
DE NARRACIÓN ORAL ESCÉNICA
“CONTAR CON LA UNIVERSIDAD
COMPLUTENSE DE MADRID” 2013

Diversión, emociones, amor, expectación,
sorpresas, suspense, alegría,
para adultos y jóvenes
con entrada libre hasta llenar aforo.
Martes 28 de Mayo a las 19:00 horas
PARANINFO
FACULTADES
DE FILOLOGÍA Y FILOSOFÍA / UCM
Facultades: Filología y Filosofía / Edificio A
Metro: Ciudad Universitaria. EMT: Líneas 82, 132, F, G, I, U
CAMPUS MONCLOA
UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID
Jueves 30 de Mayo a las 19:00 horas
SALÓN DE ACTOS
FACULTAD DE TURISMO
Y COMERCIO / UCM
Avenida de Islas Filipinas 3
Metro Islas Filipinas. EMT: Líneas 2, 44, 12 y Circular
UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID
ORGANIZA:
VICERRECTORADO DE ATENCIÓN
A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA / UCM
UNA PRODUCCIÓN: CIINOE
Fundador y director: FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES (Cuba/España)
Dirección y artistas orales y humoristas
de Argentina, Cuba, España, México,
en dos diferentes funciones rigurosamente
sólo para adultos y jóvenes a partir de los 16 años de edad

• LOS CUENTOS SON ASES (I)
Martes 28 de Mayo, 19:00 h.
Entrada libre adultos, jóvenes.
• LOS CUENTOS SON ASES (II)
Jueves 30 de Mayo, 19:00 h.
Entrada libre adultos, jóvenes.
ARGENTINA / CUBA / ESPAÑA / MÉXICO
UN EVENTO DE DOS COMPAÑÍAS INTERNACIONALES:
COMPAÑÍA DE LA IMAGINACIÓN
COMPAÑÍA LA AVENTURA DE REINVENTAR
Y SUS INVITADAS E INVITADOS
Martes 28 de Mayo – 19:00 h.
LOS CUENTOS SON ASES (I)
Intervención especial:
J. Víctor Martínez Gil (México).
Con: Sonia López, Jorge Zapata,
Juan Reig, Fátima Martínez
y Eduardo Ares (España).

Jueves 30 de Mayo – 19:00 h.
LOS CUENTOS SON ASES (II)
Intervención especial:
J. Víctor Martínez Gil (México).
Con: María Luisa Villén, Maite Aranda,
Jorge Sanz Garrido, María Luisa Aranda (España),
Verónica López (Argentina)
y Mónica Rodríguez (España).
INVENCIONES Y REINVENCIONES:
MONÓLOGOS MENTIROSOS,
CUENTOS DIVERTIDOS,
SUCESOS DE AMOR
Y OTRAS FIESTAS ORALES.