Punto de vista y otros microcuentos

Hace unos días se clausuró el Primer Festival Iberoamericano de Microficción, celebrado durante varias semanas de 2016. Y la clausura consistió en otorgar los Premios Líneas:

  • PREMIO IBEROAMERICANO EXTRAORDINARIO DE MICROFICCIÓN “LÍNEAS” / POR VIDA Y OBRA // FESTIMIFICC / EDICIONES COMOARTES.
  • PREMIO IBEROAMERICANO “LÍNEAS” A UN PRIMER LIBRO INÉDITO DE MICROFICCIÓN NARRATIVA // FESTIMIFICC / EDICIONES COMOARTES.

El primero ha sido otorgado a Armando José Sequera (Venezuela), a quien no tengo el gusto de conocer personalmente.

Y resulta que el otro de los premios ha sido para Eduardo Ares, al que no me queda más remedio que conocer personalmente.

El premio ha consistido en la edición digital del libro Punto de vista y otros microcuentos que recoge mis cincuenta mejores microcuentos y que se ha enviado a más de 23.000 direcciones de todo el mundo.

Punto de vista - portada

El premio por unos cuentos tan pequeños es un regalo inmenso que sé que debo, en gran parte, a la amistad que tengo con Francisco Garzón desde hace tantos años. Además de enseñarme a contar cuentos me ha enseñado tantas cosas esenciales sobre la vida. No sé cómo agradecerle el esfuerzo que ha puesto para sacar este proyecto adelante, después de haber sufrido una seria enfermedad de la que todavía se recupera y de la que espero que se restablezca pronto totalmente.

Los buenos regalos hay que compartirlos. Así que, por si no tenías lecturas para este verano, te puedes descargar el libro desde aquí. Muchos de los cuentos han aparecido ya en mis tuits, pero otros nunca habían salido de mi ordenador. Lo que les suelo decir a los amigos a quienes se los doy a leer es que, si después de leer uno de los cuentos piensan que aquello es una tontería o una tomadura de pelo, es, sin duda, porque han hecho una lectura superficial y no han sido capaces de extraer el sentido profundo del cuento en cuestión. Mi madre, cuya objetividad en este terreno está fuera de toda duda, dice que son fantásticos.