Incomunicación

Jamás le dijo que cada vez que venía sentía un cosquilleo en las entrañas. Las flores no hablan. Y la abeja nunca volvió…

Anuncios