Más golpes de la vida

Hace tiempo prometí en el blog hablar de los golpes que me ha ido dando la vida (después de lo de aquella ola traicionera cuyo recuerdo todavía guardo, aunque mucho más desinflado) y ya me había olvidado del asunto hasta hoy cuando me he puesto a pensar que tendría que actualizar el blog y no se me ocurría ninguna historia de hace poco (lo de la chuleta de esta mañana quizá sea mejor dejarlo para cuando se me pase el disgusto).
Hablé del golpe que me llevé al poco de nacer porque mi hermano tumbó la cuna, pero ese golpe sólo lo recuerdo por la tradición oral de la familia, sin embargo, del primero que tengo conciencia e imágenes (también apuntaladas por la memoria colectiva) es de un golpe que me llevé cuando tenía cuatro o cinco años.
Un domingo, pongamos por caso, estaban mis padres tomando el aperitivo con unos amigos en un bar del barrio. A la puerta del bar, sentados en el escaloncillo de fuera, estábamos mi hermano mayor y yo tranquilamente, jugando a empujarnos. Los empujones fueron creciendo en intensidad y A, que ya apuntaba maneras de leñador, me dio un envite que acabó con mi occipital incrustado en la columna que dividía el bar de la tienda de al lado (columnas cuadrangulares con apariencia de mármol barato).
Como hace uno ante cualquier golpe de la vida, me levanté, me puse a llorar y entré en el bar a buscar el consuelo de mis padres. Entre lágrimas les debí de explicar lo del golpe y mi padre con unas suaves caricias en el cogote me convenció de que aquello no era nada. Y como a esa edad uno se cree todo lo que le dicen, y más si es una fuente tan autorizada, salí del bar tan contento. Pero cuando mi padre fue a tomar el vaso de cerveza, se dio cuenta de que tenía la mano empapada de sangre… Salió corriendo del bar y tengo la imagen (quizá imaginada) de que me cogió en brazos y me llevó corriendo a la casa de Socorro. Bueno, más que corriendo, probablemente fuimos en coche, pero de eso ya no me acuerdo, no sé si porque perdí el conocimiento o, más probablemente, porque mi memoria no es tan buena como me gustaría.
Me dieron cinco puntos y me pusieron un esparadrapo. Todavía, cada vez que me corto el pelo, clarea la cicatriz.
No sé, también tengo la vaga idea de que como “premio” me regalaron una baraja de cartas… de Heidi. Sí, de Heidi, ¿qué pasa? Uno tiene derecho a haber pasado una infancia con Heidi en lugar de con los Lunnies.

Jornada gastronómica

Una vez al trimestre los profesores organizamos en el instituto una jornada gastronómica. Bueno, en realidad quien organiza es T, pero todos colaboramos: cada uno trae algo de su especialidad (o de la especialidad materna o bebida, patatas, aperitivos…) y buen apetito. Se extiende todo en la mesa central de la sala de profesores y a la hora del recreo se procede a probar los suculentos manjares: intercambio de enhorabuenas, risas y recetas y propósitos de salir esta tarde a correr un rato para que quepa ahora un poco más de bollo.
De vez en cuando, la puerta de la sala de profesores se abre y algún alumno curioso no puede evitar asomar la cabeza. El comentario es casi unánime: “¡jo, qué morro!”. Y se quedan con ganas de algo parecido.
Cuando he salido para ir al departamento me he cruzado con D, con el que me llevo mucho mejor desde que no le doy clase, y me ha preguntado qué había. Le he dicho que se trataba de la Jornada Gastronómica y él con sonrisa pícara me ha replicado: “Ah, lo de las estrellas”. Y aunque me ha dejado con la duda de si lo decía de broma o de veras (yo creo que de broma, pero también estoy convencido de que “gastronómica” es una palabra que no se encuentra en su vocabulario), tampoco le faltaba razón, pues a más de un plato, como al pastel de salmón de M, se le podría poner alguna que otra estrella de esas de la guía Michelín.

Cuento en el XII Festival del Cuento de Buen Humor

El próximo fin de semana se celebra en Madrid el XII Festival del Cuento de Buen Humor y una vez más tengo la suerte de participar en él como narrador. Y cuento con todo el que se quiera apuntar. A veces me entran reparos para invitar a mis amigos para que vayan a oírme contar porque tampoco quiero que se sientan obligados y luego resulta que algunos me echan en cara que no les aviso. Pues aviso: voy a contar el domingo 16 de noviembre a las 19.30.

Esta vez casi todo lo que voy a contar es totalmente nuevo, tanto que por primera vez en no sé cuánto tiempo no vendrá Caperucita conmigo. La echaré de menos.

Aquí os dejo los datos por si alguno puede y le interesa.

DIVERSIÓN EN ALZA, CARCAJADAS GARANTIZADAS

PRÓXIMO VIERNES 14, SÁBADO 15, DOMINGO 16

SÓLO PARA ADULTOS Y JÓVENES .ExternalClass .EC_hmmessage P {padding:0px;} .ExternalClass body.EC_hmmessage {font-size:10pt;font-family:Tahoma;}

A POR UN PLUS DE
CARCAJADAS
XII FESTIVAL DEL CUENTO DE BUEN HUMOR

NOVIEMBRE 2008

TEATRO FERNÁN-GÓMEZ
Centro de Arte
SALA II
UNA PRODUCCIÓN: CIINOE / CELCIT

Fundador: FRANCISCO GARZÓN CÉSPEDES


20 humoristas participantes, de Cuba, España y México,

en cuatro funciones diferentes sólo para adultos y jóvenes desde los dieciséis años. 8€ cada función:

· CARCAJADASPLUS Noviembre, Viernes 14, 21:00 h.

· SIX PACK DE HUMOR Noviembre, Sábado 15, 19:30 h.

· MUJERES DESESPER JA DAS (7) Noviembre, Sábado 15, 22:00 h.

· CARCAJADAS CUENTAGIOSAS Noviembre, Domingo 16, 19:30 h.

DOS COMPAÑÍAS DE HUMORISTAS EN UN FESTIVAL

QUE TRIUNFA POR EL MUNDO:

LOS ARTISTAS CONTEMPORÁNEOS

DEL ARTE DE CONTAR CON SU HUMOR DIVERTIDO,

DESATADO Y CRÍTICO PARA ESTREMECER

DE CARCAJADAS A MADRID

Viernes 14 de Noviembre, a las 21:00 h. INAUGURACIÓN Lo mejor del humor iberoamericano en tres acentos singulares para reírse al máximo: CARCAJADASPLUS. Intervención especial: Francisco Garzón Céspedes (Cuba/España). Narradores: José María de la Morena, Jorge Zapata, Fátima Martínez, Elena Arribas (España) y José Víctor Martínez Gil (México).

Sábado 15 de Noviembre a las 19:30 h., Narradores, sólo narradores, y su único, delirante, y sinsentido sentido del humor: ‘SIX PACK DE HUMOR’. Antonio Arévalo, Rubén Ontoria, Jorge Zapata, José Luis Rovira, Antonio Fernández y José Víctor Martínez Gil (México).

Sábado 15 de Noviembre a las 22:00 h. A petición del público, y con nuevos cuentos, el éxito de los últimos Festivales, humor muy desternillante: desesper ja do: ‘MUJERES DESESPER JA DAS’ (7). Iciar Gómez, María Ángeles López, Pilar Morencos, Raquel Casas, Reyes Pariente, Mónica Rodríguez, Elena Arribas. Especial: Premio Internacional de Microtextos ‘2008’ y entrega del ‘Decálogo para crear cuentos de nunca acabar’

Domingo 16 de Noviembre a las 19:30 h. CLAUSURA. Tres de los narradores que más y mejor convocan el humor: Noemí Benito, María Luisa Aranda, Yolanda Portugal. Y el espectáculo del hombre que hace reír a todos con las más agudas y disparatadas historias Eduardo Ares: CARCAJADAS CUENTAGIOSAS.

Venta anticipada de entradas desde Martes 11 de Noviembre en Teatro ‘Fernán-Gómez’ / Centro de Arte, Plaza de Colón, Metro Colón, teléfono 91 480 03 00; o Telentrada de Caixa de Catalunya, teléfono 902 10 12 12. Sólo adultos y jóvenes.

XII FESTIVAL DEL CUENTO DE BUEN HUMOR.

Un Festival único en el mundo que se ha consolidado como un ‘clásico’ de los eventos de humor en España. Un ‘clásico’ diferente porque se trata de narración oral escénica: este Festival del Cuento de Buen Humor que nació en 1997 para y en el Centro Cultural de la Villa de Madrid, hoy Teatro Fernán-Gómez, y que ha estado con éxito en ciudades de Guadalajara, León, Zaragoza y la Comunidad de Madrid, así como en San Lorenzo de El Escorial, siempre en teatros reconocidos como el Teatro ‘Albéitar’ de la Universidad de León, el Teatro del Mercado en Zaragoza y la Sala de Conciertos ‘Cristóbal de Morales’ junto al Monasterio de El Escorial. Un Festival que casi desde su fundación se extendió también a México D. F. y La Habana, y a espacios como la Sala Teatro del Museo de los Constituyentes en México y la Sala ‘Artaud’ del Gran Teatro de La Habana.

La narración oral escénica (NOE) llegó a España en 1989 con Francisco Garzón Céspedes y la Cátedra Iberoamericana Itinerante de NOE, y el auspicio del CELCIT. Por ser un Movimiento, sus espectáculos, permiten ver distintos niveles de desarrollo oral artístico. El Centro Cultural de la Villa de Madrid apoyó esta propuesta desde los comienzos; fue en 1992 cuando se programó por primera vez, en la Sala II, la narración oral escénica, para iniciar una etapa que trajo al Centro desde 1994 la Muestra ‘Contar con Madrid’ y una programación anual estable dentro de la que son esenciales los Festivales del Cuento de Buen Humor, su sutileza, diversidad, originalidad e ingenio.

Arte, y no género; oralidad escénica, y no teatro; propuesta, convertida en realidad, documentada, coherente, consistente y prestigiosa, y no moda; narradores orales escénicos o contadores escénicos contemporáneos de cuentos, y no cuentacuentos, cuenteros o cuentistas: La narración oral escénica es, como ha demostrado en los eventos más importantes de la escena contemporánea, desde la oralidad, la renovación del antiguo arte de contar, y, desde la escena, la fundación de un nuevo arte oral escénico, no teatral, un arte comunicador escénico.

Día histórico

Ayer, 5 de noviembre, fue un día histórico… bueno, no exactamente ayer, más bien ayer hace 39 años.
Sí, ya sé, histórico lo que se dice histórico, el 5 de noviembre de 1969 quizá no lo sea para la mayoría de la gente… Pero sí lo es para mí y para unos cuantos más que conozco bien, porque aquel 5 de noviembre un chico de Vallecas y una niña del barrio de Salamanca se dijeron el “sí, quiero” que me ha permitido estar aquí esta tarde, escribiendo esta entrada.
Podría decir más, pero me pondría cursi y no es plan. Gracias. Gracias por empezar esa historia un miércoles cualquiera (no hubo lugar para las celebraciones y la luna de miel fue una excursión a Salamanca diez días después de la boda) que hizo posible nuestras historias, tantas historias.