¿Qué piensas tú de la ortografía?

El otro día, @madelmo me preguntaba en Twitter: “¿Qué piensas tú de la ortografía?”, en un tuit en el que enlazaba un interesante artículo publicado en ACEPRENSA.

Le respondí con otro tuit, como si fuese posible responder a eso en 140 caracteres…

Lo cierto es que no sé cuándo me entró la pasión por escribir sin cometer faltas de ortografía. Lo que sí sé es que, alguna vez, releyendo mis apuntes de Literatura de 2º de BUP, se me ha caído la cara de vergüenza. Y seguro que hubo un tiempo en el que lo de poner tildes me pareció el más triste de los servilismos y el más inútil ataque a mi libertad. Sin embargo, mi respeto por la ortografía ha sido cada vez mayor. Con independencia de que haya reglas que me parezcan absurdas. Y cuando he visto una falta ortográfica en algún sitio público, no he podido evitar dirigirme al responsable y hacérselo notar con toda la delicadeza posible. Mis alumnos me miraban ojipláticos cuando les contaba alguna de estas ocasiones. Y no entendían que sea capaz de no volver a un bar cuando le he advertido al responsable de algún error ortográfico y no ha hecho nada por enmendarlo.

Me miraban ojipláticos y me temo que también con un poco de pena, claro. Pero yo trataba de explicarles que alguien que no se preocupa por poner bien las tildes en un folleto publicitario, no es muy de fiar (y entonces me miraban con más pena todavía). Pero no puedo evitarlo. Soy incapaz de no abrir un signo de interrogación o de exclamación si voy a escribir uno de cierre un poco más adelante; no puedo escribir un vocativo sin envolverlo en las comas correspondientes; el “que” con todas sus letras siempre; la mayúscula después de punto, por supuesto, y con tilde cuando sea preciso (hay pocas leyendas urbanas más funestas y más aceptadas que la de “las mayúsculas no se acentúan”, dicho siempre con una convicción apabullante).

No quiero decir que nunca cometa faltas de ortografía. Claro que las cometo. Pero no con premeditación y alevosía, sino por torpeza. De hecho, todos los años ofrecía una recompensa de 0,5 puntos en el siguiente examen a quien me descubriese una falta en la pizarra y les aseguraba que siempre habría alguna, no porque me lo propusiera, sino porque soy incapaz de no tener algún desliz. Y los que consiguieron ese 0,5 creo que nunca lo han olvidado… Y que se convirtieron también en amantes de la ortografía.

Porque cuidar la ortografía no es solo una manía enfermiza (que probablemente también), no es solo un prurito intelectualoide… Cuidar la ortografía es, ante todo, una muestra de cariño y de respeto, una forma de decirle al lector: “me importas de verdad, te aprecio y te agradezco que estés leyendo esto… Y por eso no me importa tardar más en escribir lo que escribo y releerlo unas cuantas veces antes de publicarlo”.

Anuncios

6 comentarios en “¿Qué piensas tú de la ortografía?

  1. Lo de la tilde en las mayúsculas totalmente de acuerdo contigo. Mi padre desde que yo era pequeño le recordaba diciendo eso, y lo malo es que todavía piensa que es así… Y lo del +0,5 por cada fallo que te encontrábamos en la pizarra es muy difícil de olvidar jajajaja, fui de los pocos afortunados que encontramos un fallo tuyo.
    ¡Un saludo Eduardo! 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Para olvidar ese 0,5 extra… Yo también fui uno de aquellos pocos que pudimos arrancarte una falta de ortografía, y que por supuesto intenta escribir correctamente.
    Y claro que te mirábamos con los ojos como platos cuando nos contabas tus historias con la publicidad. Como aquella con el monosílabo “ti” (que no es “tí”, ¡por dios!) Esas historias no se olvidan.
    También es cierto que me cuesta no abrir una interrogación con su signo, y cerrarla. Porque, para mí, el hecho de escribir correctamente me es necesario. Claro que es una cuestión de respeto y cariño hacia la persona.
    Y después de revisar esto que escribo, te doy gracias por enseñarnos la importancia de la ortografía y, sobre todo, de la lengua.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias a ti, Raúl, porque con gente con tantas ganas de aprender es un gusto dar clase.
      Por cierto, en la primera publicación de este “post”, como no podía ser de otra manera, se me escapó una tilde… Pero ya se ve que como no había un 0,5 en juego no le hiciste mucho caso.

      Me gusta

  3. Bibo sin bibir n mi

    Bibo sin bibir n mi,
    i tan halta bida spero
    q muhero xq no muhero.

    Bibo lla fuera de mi
    deshpues k muero d hamor
    xq bibo n l sr.
    q m qso para si:
    kuando l korazon l di
    pusho n l ste letrero
    q muhero xq no muhero.

    sta dibina prison
    del hamor n q llo bibo
    a echo a dios mi cautibo,
    i libre mi korazon;
    y kausa n mi tal pasion
    ber a dios mi prishionero,
    q muhero xq no muhero.

    ai q larga es sta bida!
    q duros stos destieros
    sta carcel, stos ierros
    n q l alma sta metida!
    solo sperar la salida
    me kausa dolor tan fiero
    q muhero xq no muhero.

    ay, q bida tan amarga
    do no se joza del sr.!
    Xq si s dulze el hamor,
    no lo s la hesperança larja:
    kiteme dios sta karga
    + peshada q l hacero,
    q muhero xq no muhero.

    solo kon la konfiança
    bibo de ke e de morir
    xq muriendo el bibir
    m hasejura mi hesperança;
    muherte do l bibir se halcança,
    no t tardesh, q t spero
    q muhero xq no muhero.

    mira q l hamor s fuherte
    bda, no me seash molesta,
    mira q slo m reshta
    pa janart perdert.
    Benja lla la dulze muherte,
    l morir benja lijero
    q muhero xq no muhero.

    haqella bida de harriva,
    q s la bida berdadera,
    asta q sta bida muhera,
    nos goça stando biba:
    muherte, no m seash squiba;
    biba murihendo primero,
    q muhero xq no muhero.

    Bida, q puhedo llo darl
    ha mi dios q bibe en mi,
    si no s l porderte a tí,
    para merezer janarle?
    Kiero murihendo halcançarl,
    puesh tanto a mi hamado kiero,
    q muhero xq no muhero.

    ¡QUÉ SANTA TERESA ME PERDONE EL SACRILEGIO!

    “No te imaginas lo que me ha costado”, Eduardo.

    Ah, y para Raúl, perdonando la intromisión, la construcción “Porque, para mí, el hecho de escribir correctamente me es necesario”, ¿no es un poquito pleonástica?. A ver que dice el profe de lengua.
    Bicos.

    Le gusta a 1 persona

    • Bego, no sé si santa Teresa te lo perdonará, pero a mí me va a costar: llevo toda la semana echándome colirio para los ojos.
      Por otra parte, lo de Raúl yo diría que es más una redundancia que un pleonasmo, que no es exactamente lo mismo, pero parecido.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s