Feliz 2015

En realidad, cuando escribo feliz 2015 no te estoy deseando un año en el que te toque la lotería (a veces eso puede ser una desgracia), en el que no se presente ningún problema en tu vida, en el que goces de buena  salud, en el que se cumplan todos tus deseos. De hecho, no te deseo un feliz 2015… Sino que seas feliz en el 2015, a pesar de los pesares que no faltarán porque vienen de serie con la vida. Lo que no viene de serie es tu capacidad para transformar el limón en limonada, para aligerar esos pesares y convertirlos en alas, para…

Bueno, tampoco me importaría que te tocase la lotería, que no tuvieses ningún problema, que gozases de una salud fantástica y que se cumpliesen todos tus deseos, pero si no te ocurre nada de eso no te agobies. Te seguimos queriendo igual… o quizá más. “Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite”, que decía el doctor Jeckyll, supongo.

¡Sé feliz en el 2015!

Anuncios

2 comentarios en “Feliz 2015

  1. ¿Recuerdas, Eduardo, que me planteaba hasta cuándo deberíamos seguir felicitando el año a alguien?
    Pues hoy, 22 de enero, con el año ya más que empezado, he hecho inventario de aquellos a los aún no había felicitado, y tú estabas etre ellos, así que: ¡¡¡FELIZ 2015!!! (Faltarían los emoticones del whatsapp)
    Que Dios te siga haciendo tan feliz como hasta ahora.
    ¡Ah!, y no nos tengas tan abandonados. 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Begoña, muchísimas gracias y hoy, 1 de febrero, bato mi propio récord para desearte a ti y todos los tuyos un feliz año… Ya sabes, nunca es tarde si la dicha es buena, que espero que lo sea.
      Además, aunque no haya dado señales de vida hasta ahora, me has hecho pensar con eso de “no nos tengas tan abandonados”, porque yo era consciente de que el blog lo tenía demasiado abandonado, pero, al fin y al cabo, se trata de un blog. Sin embargo, resulta que a quien tengo abandonado es a algún que otro lector afortunadamente empedernido y recalcitrante que no pierde la esperanza de echarse unas letras nuevas a los ojos cuando pasa por aquí… Y eso ya me duele más. Lo que pasa es que mi vida de ahora, aunque no ha perdido intensidad, me parece que es mucho menos anecdotable y “blogable” de lo que era antes…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s