Escribe

Hace una semana, o probablemente dos, hablé por teléfono con F. En un momento dado de la conversación me dijo:

-Escribe.

Y siempre que F me dice o me sugiere algo procuro hacerle caso. Cuánto más cuando me lanza un imperativo sin paliativos.

Y una semana después, o probablemente antes, hablé por teléfono con J. En un momento dado de la conversación me dijo:

-Hace demasiado tiempo que no escribes.

Y es que J, a quien también procuro hacerle caso, no es siempre tan expeditivo como F, pero es igual de convincente.

Y les agradezco que me lo digan, porque a menudo yo también me lo digo, pero a mí procuro hacerme mucho menos caso. Así que he vuelto al blog y me lo he encontrado bastante desangelado y moribundo, lleno de telarañas cibernéticas y con todos los achaques de un blog que se ha convertido en venerable anciano. Pero, renqueante y convaleciente como está, creo que no sería bueno que le atiborrase de repente de palabras, así que me propongo reanimarlo poco a poco, con las pequeñas dosis de microrrelatos de menos de 140 caracteres que últimamente publico en Twitter, con la esperanza de que Calíope vuelva por aquí cada vez más a menudo.

Y gracias a ti por volver y no desesperar… O por volver desesperadamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s