La novela que nunca escribí

Alguna vez oí a un escritor decir que si uno es capaz de escribir una página al día, en un año tiene una novela de 365 páginas, pero nunca he sido capaz de proponérmelo en serio. Ahora, con el ritmo que he pillado de blog, me ha venido la idea a la mente, pero mucho me temo que no llegaré a hacerla realidad.

Siempre me han admirado los escritores que son capaces de pasar de la página veinte contando una misma historia, por muy malo que sea lo escrito.

De todas formas, creo que sigue agazapado en lo más profundo de mí el escritor que me gustaría ser, que se desahoga en el blog porque es incapaz de asumir un compromiso serio y sumergirse en una novela. Hace cuatro o cinco años escribí la primera página de una novela que nunca pasó de esa página, entre otras cosas porque cuando todavía le estaba dando vueltas al proyecto, mi jefa de departamento comentó, a cuento de no sé qué, que no soportaba las novelitas de adolescentes… y la mía era una novelita de adolescentes. De hecho, la idea era escribirla a dos manos, poniendo palabras a la historia y las historias de M.

Lo mejor fue el mensaje que me escribió M después de enviarle la primera hoja (dejo el mensaje tal cual, sustituyendo simplemente los nombres que aparcen por iniciales indescifrables):

Bueno quería hablarte del libro, mi madre y mi hermana se lo han leido ya que se me olvido una copia en el PenDrive y ellas 2 lo han leido, me han dicho que les parece super intrigante y que les parece tan interesante como el “código da vinci” o “Ángeles y demonios” y que escribes muy bien, así que bueno te tendré que contar más y queria saber si se lo puedo decir a Z y a W, bueno también he hablado con X y la dije que qué le parecia escribir el libro ya que la afecta por un lado y me dijo que no y no se, yo opino que el principio esta muy bien, asi que lo difícil será convencer a X de que nos deje escribirlo aunque creo que de eso me puedo ocupar yo. Mi madre y mi hermana también están interesadas en que nos forremos jajaja

Anuncios

10 comentarios en “La novela que nunca escribí

  1. Si realmente es tu deseo ser escritor pienso que deberías esforzarte y escribirla si no la quieren vender publica en un blog , muchas personas pueden ver lo que has escrito , y así eres feliz contigo mismo , de haber echo lo que más te gusta escribir…..

    Me gusta

  2. El recientemente desaparecido Steve Jobs, cofundador de Apple, subrayó en su famoso discurso en Stanford: “Debes encontrar aquello que amas, y que es tan válido para el trabajo como para el amor. Si no lo has encontrado aún sigue buscando, no te conformes , desde aquí y aunque no me conoces te digo : ánimo¡¡¡
    No sé si llegaras o no a ser un buen escritor , solo sé que transmites …Algunos de tus artículos son como aquellos cuentos o historias que me contaba mi padre.Me gustaban tanto que le pedía una y otra vez que me los volviera a contar.

    No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.
    (Oscar Wild)

    Me gusta

  3. Muchísimas gracias, Begoña, me dejas muy tranquilo, porque a mí la comparación con Dan Brown me había preocupado una barbaridad.
    Somozas, muchas gracias por los ánimos, el problema es que a mí me falta lo primero, así que es difícil que llegue a lo segundo.
    Y gracias también a ti, Luchiana, tienes toda la razón.

    Me gusta

  4. Edu, no estoy de acuerdo con que no tengas nada que decir!
    Por cierto, a tu lista de regalos de Reyes deberías añadir la musa que te ha venido a visitar, ya me estoy poniendo al día, pero vamos… has cogido carrerilla 🙂 Me encanta!
    Ah! Nada que ver con Dan Brown, ya le gustaría a él!

    Me gusta

  5. Hola Eduardo:
    He dado con tu página porque estoy buscando recursos para prepararme las opos de Lengua y Literatura. Muchas gracias por tu generosidad. Lo que me motivó a empezar a buscar recursos es el caso práctico, al que le tengo PAVOR, y te agradezco especialmente tus recomendaciones bibliográficas para prepararlo. Acabo de comprar en Amazon Pragmática para Hispanistas y el de Cátedra (creo que era).
    Pero la razón que me impulsa a escribir este mensaje es más personal: la identificación que siento con respecto a este post. ¿Sabes? El miedo es nuestro peor enemigo. Miedo a lo que digan o piensen los demás. Creo que las personas que logran despegarse esos temores de encima van consiguiendo poco a poco sus deseos. Los sueños no cumplidos son más tóxicos que los residuos nucleares. Tienes que luchar por tu sueño (y yo por el mío).
    Y, después de todo, ¿a qué hemos de tener miedo? ¿A que nadie nos “quiera” (publique)? Que les den a todos, para eso están las autoediciones, uno crea y echa su obra al mundo. A partir de ahí, se inicia un nuevo contador: el de la vida del texto. Y que sea lo que Dios quiera.
    Peor aún, ¿miedo a ser rechazados de las huestes de los narradores profesionales? ¿A ser considerados escritores flojos, amateur, infantiloides, de poco peso? ¿Acaso importa eso en alguna medida, cuando uno consigue que su obra toque el corazoncito de otro ser humano? ¿O es que vamos a caer en la trampa de denostar a nuestro público porque son “poco cultos”, porque no tienen hábitos lectores, porque se dejan seducir por nuestra sencillez, en el peor de los casos, por nuestro infantilismo? Por favor. No nos dejemos convencer por los envidiosos. Sí, envidiosos. El autor de la peor de las novelas no deja de despertar una oleada de envidia. Y no por cuestiones relacionadas con la calidad del texto literario, sino por ser valiente, fiel a uno mismo, por pelear por lo que uno quiere y no sucumbir ante el desaliento, la tristeza; en suma, ante el lado oscuro. Si en tu destino está escribir (y esto uno lo sabe, como sabe que es alto o bajo), entonces escribir es tu manera de acercarte a la luz.
    Seguiría escribiéndote, pero me remuerde la conciencia. La diglosia y el mester de clerecía me esperan (¿recuerdas aquellos tiempos?).

    Me gusta

  6. Gracias, Mawi, por ponerte al día y por poner a Dan Brown en su sitio… ¿qué se habrá creído?
    María, muchísimas gracias por tu extenso y animante comentario. De todas formas, me parece que lo que me pasa no es tanto miedo como caos. Creo que una novela exige un grado de constancia y concentración que no me siento con fuerzas de alcanzar. Y una historia. Quiero una historia. Mucho ánimo con tu sueño y disfruta mientras estudias.

    Me gusta

  7. Es curioso, Eduardo. Yo estoy llena de historias, y no tengo novela, y tú quieres una novela pero no tienes historia. En fin, algún día arreglaremos esto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s