La chica perfecta

Una de las actividades que suelo incluir a lo largo de la evaluación es que cada alumno tiene que salir a la pizarra a recitar de memoria una poesía de al menos 14 versos. En general, no les hace mucha gracia y les da “muchísimo palo” salir, pero creo que una vez que lo consiguen se sientan y se sienten la mar de contentos. La actitud del público suele ser muy respetuosa y para que no se desborde el entusiasmo hemos quedado en que al final de la poesía aplaudimos como los sordos: agitando las manos al lado de la cabeza, sin necesidad de molestar a las clases vecinas.

El otro día le tocaba recitar a R y me preguntó si podía recitar una poesía suya, en lugar de la de algún autor conocido. Eché un vistazo a los primeros versos y le di el visto bueno. Como se titulaba “La chica perfecta” le pregunté, en broma, a quién se la había dedicado y me contestó que a P, que estaba allí mismo en clase y que no sabía dónde meterse.

Cuando terminó el recitado fue inevitable el aplauso sonoro y en más de unos ojos se asomaban unas lagrimillas de emoción. C me insistió en que esto lo tenía que contar en el blog, que era un día muy bonito y que había que recordarlo (y ya de paso me preguntó cuándo pensaba actualizarlo, que ya estaba bien).

Le pedí a R la poesía y aquí la reproduzco:

LA CHICA PERFECTA

Cuando por un mal momento

en la vida pasaba

y cuando todas las noches

llorar a mí me tocaba,

después de Ética

en un día muy normal,

me topé con una chica

que era guapilla y tal,

me dijo unas palabras

y aunque le respondí con ironía: “¡qué lista!”,

ella para mí había sido

un amor a primera vista.

Le decía cosas bonitas,

frases sin igual,

parecía la chica perfecta

aquella que acababa de encontrar.

Entonces, yo me declaré

y ella me aceptó

y juntos comenzamos

una hermosa relación llena de amor.

Todo iba de maravilla,

era la mujer ideal

y yo sentía por ella

algo muy especial.

Un día nos miramos a los ojos

y nos dijimos: “te amo

y quiero pasar

el resto de mi vida a tu lado”:

Todo era perfecto

en mi mundo, yo era el dueño,

pero entonces, tragedia, me caí de la cama

y desperté: tan sólo había sido un sueño.

Me levanté desesperado

cogí el móvil y nada, luego miré a la pared:

había una fecha enmarcada

veintiocho del nueve de dos mil diez.

Entonces salté y grité de la alegría

pues mi sueño era realidad,

por fin había encontrado a la chica perfecta

cuyo nombre es Pilar.

Dos días después, le tocó el turno de recitar a P, que también me trajo su propia poesía y que tuvo que hacer de tripas corazón para salir a la pizarra, pero al final, como siempre, el amor es más fuerte que el tonto temor al ridículo:

HISTORIA DE DOS

Estuve mucho tiempo

sin creer en el amor

odiando a las personas

que rompieron mi corazón.

Fue conocerte a ti

y mi vida llenaste de ilusión

por eso conseguir que todos los días sonrías

será mi única misión.

No puedo describir

todo lo que siento por ti,

solo sé que me enamoré

desde el primer día en que te vi.

Lo nuestro es infinito,

lo nuestro no tiene final,

tú eres mi chico perfecto

y yo tu chica ideal.

Ratos felices hemos pasado,

también otros hemos llorado,

pero no me importa,

siempre que tú estés a mi lado.

No habrá razones

para que esto muera,

este amor tiene tendencias

a lo infinito,

está bilndado contra el miedo,

el engaño y el olvido.

Son muchas las personas

que no quieren que esté

a tu lado,

pero yo por esto he apostado.

Si algún día te vas,

que eso el tiempo lo dirá,

aquí siempre como amiga me tendrás.

Todo este amor

siempre lo recordaré

porque tú eres mi chico especial

ese que siempre soñé.

Y ya aquí acabo

porque Eduardo me pidió catorce versos,

sólo quiero que entiendas

que lo que siento por ti es inmenso.

Anuncios

5 comentarios en “La chica perfecta

  1. Hola Eduardo.Soy Isabel y no se si te acordaras de mi o no, porque solo he hablado contigo alguna vez por tuenti.Necesito que me ayudes en una cosita :).Resulta que tenemos un concurso de cuentos en el intituto y yo no se ni de que escribir ni como escribirlo ni absolutamente nada.Como tu escribes cuentos y eso he pensado que me podrias ayudar en algo :).¿cómo empiezo?,¿de qué escribo?¿cómo lo redacto?.Porfis ayudame porque creo que se me va a pasar la fecha de entrega y todavía ni lo he empezado.

    Me gusta

  2. Vaya, hace tiempo que no respondo a los comentarios, así que empiezo a ponerme al día… con la certeza de que la mayoría de los destinatarios nunca sabrán que su comentario obtuvo respuesta.
    Carlos E, ¿a qué viene eso de que el amor es ciego si no has visto a mis dos alumnos enamorados?
    gruncho, creo que es al revés: que si se enamoran de veras les costará mucho más convertirse en auténticos emos.
    Isabel, ya siento contestarte con tanto retraso porque me parece que la fecha de entrega ya se habrá pasado seguro. La próxima vez, en lugar de agobiarte, pídele un sustantivo a un amigo, otro a otro y luego enlázalos de alguna manera. Vamos, el famoso binomio fantástico de Rodari.
    Macarena, cuánta razón llevas… y cuántos días bonitos nos esperan.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s