Tiempo de estudio

Esta vez fue con 4º de la ESO: estaba pasando lista para ver quién había analizado las frases que había mandado el día anterior y varios empezaron a responderme que no las habían podido analizar porque habían estado estudiando para un examen de Historia que tenían ese mismo día. En un momento dado me dio por preguntar a X, uno de los que no había podido hacer las frases, cuánto tiempo había estado estudiando Historia…

-Una hora -me contestó con el convencimiento de que yo entendería perfectamente que así era de todo punto imposible sacar unos minutillos para mis frases.

Intenté razonar con él: “Sales a las 14.20 del Instituto, llegas a tu casa sobre las tres, comes tranquilamente hasta las cuatro, te echas una siestecilla hasta las cinco… y de cinco a diez todavía te quedan cinco horas para estudiar”. Pero mucho me temo que le perdí en algún punto.

El problema es que apostaría a que el examen de historia le salió de pena y que muy deprimido habrá llegado a la conclusión de que no compensa estudiar, porque se mata el día anterior a estudiar como una fiera y, encima, suspende. En realidad, no sé si eso le pasó a X, lo que sí sé es que le pasa a Y, que hoy se ha quedado conmigo al acabar la clase:

-Profe, necesito que me ayudes porque tengo un problema…

-Vaya, ¿te has metido en algún lío con la policía?

-No, hombre, no. Lo que pasa es que yo quiero aprobar Lengua y tal y como voy… -Efectivamente, en el examen que le he entregado hoy su nota creo que no llegaba al dos.

Y hemos estado hablando un buen rato hasta casi quedarnos sin recreo. Y venía de buena voluntad y con ganas, pero no quería que le diese el consejo que le han dado siempre: “estudia más”. Y me ha justificado su desesperación: estudia y suspende. Pues, para eso, mejor suspender sin estudiar, que es menos traumático.

-¿Cuánto has estudiado este examen?

-Bueno, la verdad es que este examen no lo he estudiado nada, pero es que siempre estudio un montón el día anterior y luego suspendo…

-¿Y no se te ha ocurrido pensar que a lo mejor la solución está en empezar a estudiar un poquito antes?

Y le he contado, como a tantos, que mi vida cambió el día en que me decidí a estudiar los fines de semana. Fue una decisión que acabé adoptando en 2º de BUP (actual 4º de ESO) y que me dio excelentes resultados: no tengo sensación de que esas mañanas de sábados y domingos las haya echado a perder. Creo que les debo mucho. Por ejemplo, poder intentar convencer, con conocimiento de causa, a Y de que si saca más tiempo de estudio, acabará aprobando.

Anuncios

2 comentarios en “Tiempo de estudio

  1. Quizá tengas razón, Eduardo, y muchos de nosotros podríamos aprovechar los fines de semana haciendo algo que no sea mirar al techo (pantalla del ordenador, televisión…). Lo mismo hasta lo pruebo…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s