Bella y durmiente

El otro día un amigo me dio las bases de un concurso de microrrelatos que organiza SM (http://www.microrrelatos-sms.com) y entré en la página, me llegó la inspiración (empiezo a preocuparme, porque últimamente sólo me viene la inspiración para escribir cuando veo que la cosa puede acabar en euros) y escribí mi cuento. El microrrelato no puede superar los 160 caracteres y tiene que empezar por la frase: “No quedaban libros” (que no se incluye entre el número de caracteres).

Uno de los problemas del concurso, que a otros les parecerá una ventaja, es que primero los usuarios registrados votan los microrrelatos que más les gusten, pudiendo votar sólo una vez cada relato, y después el jurado elige entre los veinte más votados. Lo que se traduce en que si no tienes mil amigos dispuestos a votarte tu microrrelato dormirá en el limbo de las historias perdidas. Y he de reconocer que mi primera tentación fue empezar a decir a todos mis amigos que se pusiesen a votar mi relato… pero eso me ha parecido tan ridículo y me ha dado tanta vergüenza que al final he decidido poner aquí el relato, ya que estaba escrito, entre otras cosas porque me he dado cuenta de que hace siglos que no incluyo ningún cuento en el blog.

Y llegados a este punto me da no sé qué poner el relato, mucho más corto que toda esta prolija introducción, y uno se puede estar esperando el microrrelato del siglo, pero es que a mí me pasa lo que a Mastropiero, que “toda vez que compuso obras por encargo, su resultado fueron obras mediocres e inexpresivas, por el contrario, cuando solo obedeció a su inspiración, no escribió absolutamente nada”. Pues nada, aquí va:

No quedaban libros… y para reinventarlos, tú y yo nos llenamos de risas y de mil aventuras y, sobre todo, de besos, de muchos besos para despertar a tanta letra, bella y durmiente.

Anuncios

9 comentarios en “Bella y durmiente

  1. Precioso. Espero que te guste el mío:

    Sí, quedaban muchos…
    – No quedaban libros…
    – ¿Y ahora que hacemos, cariño?
    – Mami, podiamos empezar otra vez los de aquella estantería.
    – Vale, acuéstate. “Érase una vez….

    PD. Sigo leyendo

    Me gusta

  2. Carlos, gracias por los ánimos.
    Begoña, me ha gustado tanto que me di unas buenas vueltas por las páginas de relatos hasta que lo encontré y lo voté.
    Artemi, qué alegría que vuelvas a comentar por aquí… ¿Llegaste a escribir el relato? Braulio te manda recuerdos también.

    Me gusta

  3. Qué morro se gastan los de SM, cuando se han puesto a enviarnos correos con la dirección de nuestro “espacio” para que solicitemos el voto a amigos y familias (mami, vota mi mini) han dejado claro que no es que se hayan equivocado en la convocatoria, sino que han visto en ella una forma de publicidad gratuita. Y, claro está, un concurso siempre es publicidad, pero no debe ser solo publicidad.

    Me gusta

  4. Enrique, muchas gracias por la oferta, pero prefiero no aceptarla, porque, como dice Elisa, creo que le echan un poco de morro y además probablemente el premio sería por tener más amigos que los demás y no por escribir mejor… Y no quiero arriesgarme a que resulte que no soy el que más amigos tengo.
    Mawi, ya me contarás que te dijo Anita del cuento, ya sabes que tengo en mucho su opinión.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s