La presentación

Ya quisiera Cristiano Ronaldo despertar la expectación que despierta cualquier profe el día de la presentación.

A las 11.15, puntualmente, me he asomado a la puerta del patio ante una multitud (bueno, no serían tantos, pero todos apretujadillos junto a la puerta daban esa sensación) y con voz firme, como si en realidad yo no estuviese nervioso, he pedido que entrasen los alumnos de 1ºH. Los que estaban esperando han abierto hueco y todo 1ºH ha pasado al vestíbulo.

A la voz de “seguidme”, han venido todos detrás de mí en silencio y hemos subido los dos pisos que conducen a nuestra clase. Les he hecho pasar y les he pedido por favor que se pusiesen de pie al fondo de la clase, mientras yo iba construyendo mis prejuicios y ellos iban construyendo sus prejuicios. Y una vez todos puestos de pie junto a la pared, aguantándome la risa y con mirada de pocos amigos les he dado la bienvenida y les he dicho que les iba a colocar por orden alfabético y que iba a pasar lista… pero sin lista.

El experimento no ha salido nada mal porque sólo se me ha trastabillado un par de vocales en un apellido. Después hemos estado cerca de una hora con avisos, normas, horarios, recomendaciones, presentaciones… y han estado de lo más modositos. En un momento determinado, a mitad de una explicación, he aprovechado para decirle a I. que tirase el chicle. Eso sí, en un momento que no lo estaba mascando, que siempre impresiona más.

Al final de la clase se me ha acercado X. y me ha dicho “profe, creo que nos vamos a llevar bien” y ya veo lo profundo que les ha calado que me gusta que me llamen por el nombre y no por “profe”, que yo he hecho el esfuerzo de aprenderme todos los suyos. Como sea así con todo… Paciencia.

Mañana llega la primera clase de lengua con ellos: explicación de todas mis manías, que no son pocas, fechas de exámenes, libros de lectura… Que se preparen.

Anuncios

4 comentarios en “La presentación

  1. Ahora que nuestros destinos se han separado me tendré que aficionar a leer tu blog para seguir aprendiendo de ti. Disfruta de estos días de clase porque la semana que viene no será facil ver a los alumnos tan tranquilos.
    Y recuerda que es posible pasar da la Z a la Q aunque 20 años de experienza digan lo contrario.

    Me gusta

  2. Aunque nadie lo diría si me ven en clase de literatura hace (demasiados) años, la verdad es que siento una cierta nostalgia y algo de envidia hacia tus alumnos (los recientes, los nuevos y los futuros). Siempre nos quedará el blog…

    Me gusta

  3. lmp, soy yo el que se queda con las ganas de aprender. Eso sí, hay que ver tu viaje meteórico de la Z a la A pasando por la Q.
    Carlos, yo soy de ésos que no dirían que echas de menos las clases de literatura: ¿quién se lo iba a imaginar, con lo poco que parecías disfrutarlas?
    Jorge, te hice caso y creo que, efectivamente, me los he “embolsillado” más.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s