Adrián de Miguel

A finales de curso (hace ya tanto tantísimo), hubo un día en el que sin saber muy bien cómo acabé en uno de los lugares donte bien organizados todos los estudiantes organizan sus reuniones sociales. Y allí estuvimos hablando de esto y de lo otro. Y ya no recuerdo tampoco muy bien por qué, Adrián me dijo que le encantaría que le dedicase una entrada en el blog. Así, sin más, sin ningún interés especial. Simplemente le hacía ilusión salir aquí… y como a mí me hace ilusión que salga pues le dedico esta entrada, de esta forma, cuando se haya convertido en un escritor famoso, podré decir que yo le conocía desde sus inicios literarios.

A Adrián nunca le he dado clase, pero como el roce hace el cariño, coincidir durante tres años en los pasillos del instituto intercambiándonos saludos y sonrisas le ha convertido en uno de mis múltiples alumnos adoptivos.

No recuerdo muy bien a qué se va a dedicar ahora que ha acabado 2º de bachillerato, pero sí sé que puede hacerse un hueco en el mundo literario: durante estos tres años en los que hemos coincidido ha ganado unos cuantos concursos literarios, pero lo mejor es que, independientemente de que gane concursos o no, escribe realmente bien y además le encanta escribir. También le encanta pensar y opinar y debatir y hemos tenido nuestros buenos cambios de impresiones que nos han permitido comprobar que nuestros puntos de vista sobre mil temas no es que sean distintos, es que son opuestos. Sin embargo, hemos sabido descubrir que hay otras muchas otras cosas en las que coincidimos, entre ellas el gusto por la literatura.

En fin, Adri, que aquí tienes la entrada prometida. A seguir bien.

Anuncios

3 comentarios en “Adrián de Miguel

  1. Vaya Eduardo, de veras no me lo esperaba. Pensé que eran palabras vacias, pero quien me lo iba a decir a mi, entro para ver que has subido y me encuentro mi nombre en primera plana. Soberbio.

    Pero siento decirte que yo si recuerdo por qué me hacía ilusión salir en tu blog. ¿Recuerdas un relato pseudonihilista titulado Carpe Diem? Eso seria la guinda del pastel de pasteles.

    Me encantaría seguir discrepando contigo, pero el destino , en el que tampoco creo, nos tiene preparadas rutas distintas. Y espero que te vaya bien allí donde Braulio te guíe. Y ya sabes, si algún dia Braulio te abandona, Dios no lo quiera, siempre te quedará un hueco junto a Eneas en aquel itinerante autobus a la fama en el que decidiste no subir.

    Un cordial saludo.

    Adrián De Miguel

    P.D: Tú me escuchaste leer una vez. Te debo una.

    Me gusta

  2. Guau, qué bien escribe tu alumno adoptivo… Realmente se merecía una entrada en tu blog. Por cierto, bonita la figura del alumno adoptivo(desconocida por mí, al menos todavía). Habrá que ser más receptivo y tener los ojos bien abiertos…

    Me gusta

  3. Estimado Interpelado, mándame el cuento y veré que podemos hacer, aunque había alguna parte que no me convencía del todo. Además ya sabes que ese fondo pseudonihilista no acaba de pegar con este blog pseudovitalista.
    Ana, te recomiendo efectivamente que encuentres alumnos adoptivos: con ellos nunca tendrás problemas de notas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s