Exámenes de septiembre

El lunes y el martes tuvimos los exámenes de septiembre, para los que no se “habían puesto” durante el curso. Y, aunque hay honrosas excepciones, uno comprueba año tras año con tristeza que el que no se pone durante el curso, difícilmente lo hace en verano. Y llega el terrible momento de enfrentarse a la verdad y de darse cuenta de que ahora sí que la cosa ya no tiene remedio.
No es un buen trago comunicarle a un alumno que tiene que repetir curso. En milésimas de segundo puedes pasar de ser el mejor profe del mundo mundial al más capullo individuo que haya parido madre (por ponerlo suave). Y es difícil hacerles ver que tal vez la repetición sea lo mejor o que, incluso en el caso de que no lo sea, es lo que hay.
Como ante cualquier disgusto, la repetición hay que digerirla e ir asimilándola. Repetir te supone perder un año, quedar herido en tu amor propio, dejar de ver a tus amigos de toda la vida, tener que adaptarte a nueva gente que te parecerá una panda insufrible de inmaduros… pero cada vez estoy más convencido de que repetir no es tan terrible (ayer una alumna aseguraba sin ningún género de dudas que era el peor día de su vida) porque cada vez conozco a más gente que ha repetido algún curso y que ahora triunfan plenamente en la vida. Perder un año a los quince parece muchísimo, pero un año tampoco es tanto. Además, más de uno ha encontrado precisamente entre los compañeros del curso inferior a sus mejores amigos y quizá al propio Cupido. La vida da muchas vueltas y a uno, de vez en cuando, le gustaría tener la oportunidad de volver atrás y enderezar lo que dejó torcido. El que repite, tiene en cierta medida, esa posibilidad.
Hay básicamente dos tipos de repetidores: por un lado están los que se convierten en calentadores de sillas y se arman de paciencia (a la vez que se la quitan al profesor) para dejar que el tiempo pase y que el sistema se encargue de arreglarles la vida a base de oportunidades… Pero, por otro lado, también existen los repetidores que son capaces de sacar experiencia de su fracaso, que asumen la repetición como un nuevo reto y no se dejan vencer por el desánimo… Sí, ya sé, queda bonito, pero es cierto. Esos repetidores existen. Yo los he visto.
Si este curso, por lo que sea, vuelves al mismo pupitre que el curso anterior, hazte cuanto antes a la idea de que lo que tienes es una gran oportunidad para enderezar el rumbo y que el cambio es posible. Deja de pensar en lo malos que son los profesores (“sois todos muy malos” me decía hoy medio en serio medio en broma una alumna que repite, a la que no he dado clase este año, pero que ya apuntaba maneras de repetidora el año pasado) y asume tu parte de responsabilidad, porque mientras la culpa la tengan otros seguirás soñando en que llegará un día en que te “pongas”. Piensa que eres tú el que sales ganando si te pones a estudiar. Ees curiosa la vehemencia con que muchos alumnos se aferran a la idea de que si los apruebas, el año que viene sí que van a estudiar, como si fueras tú el que vas a salir ganando con eso, en lugar de ellos mismos.
Mucho ánimo. Llora unos días tu repetición, pero el día 17, cuando empiecen las clases, deja de lamentarte por lo que ya no tiene remedio y abre los libros según llegas a casa: te sorprenderás de lo bien que te va a ir este curso.

6 comentarios en “Exámenes de septiembre

  1. Yo he sido de las que ha repetido 2º de bachiller, aunque tengo que reconocer que en varios ámbitos me toqué el…. alma… y no hacia absolutamente nada, aprobando con 5 y 6 por el mero hecho de ir a clase y quedarme con la copla.
    Pero yo, alumna, he tenido a varios hijod´ñlkams´cdnq´wbvqwr de profesores que, aunque suene a tópico inmaduro, me han tenido manía. Sí, manía, y yo sé que es verdad, que es lo más triste. Esos profesores sin vocación (no es que la hayan perdido, sino que nunca la tuvieron) son lo peor para los alumnos.

    Y bueno, repetir… Creo que he sido de esas de las que aprendió la lección, aunque sigo yendo a septiembre (la costumbre). Ya sabía antes de terminar el curso que repetía, y creo que fue más el hecho de no saber que coño estudiar lo que me paralizó, pero al año siguiente, al no ver a mis compañeros, al cruzarme con tanta generación cani de la ESO, al repetir hasta la saciedad las mismas lecciones,… fueron varias cosas con las que pensé: “Este ya no es mi sitio”.

    Y ahora disfrutando como una loca en la universidad… y yo me pregunto, ¿por qué leches los profesores no dicen que la universidad es la hostia? O, ¿que la selectividad está realmente chupá (incluso me lo pasé bien esos días)?

    También es verdad que los jóvenos somos característicos en no escuchar, así que… ¡¡gritadlo!!

    Lección para este curso: Concienciar.

    Buena Caza!

    Pd. Aunque a veces parezca que pasamos de vosotros, algunos sermones nos llegan hondo y nos sirven para seguir adelante 😉

    Me gusta

  2. Hola Eduardo:
    Ya dije el día del examen que me había salido realmente bien y la verdad me llevé una sorpresa al ver el 5 en el boletín de notas.
    Muchas gracias este curso me lo he pasado apagado y sin ganas pero gracias a ti me he dado cuenta de que no es tan difícil , solamente si te concentras un poco en tu objetivo puedes darlo por hecho además fue muy bonito el detalle de preguntar como estaba ya que sabes en la situación que se encuentra mi familia.
    Y has sido un apoyo durante este curso , y el primer profesor que era capaz de hacer que atendiera en las clases , y ya avisé que seguiríamos en contacto en persona o a través de tu blog y se ha cumplido he visto un nuevo tema y he tenido que postear sin pensarmelo .
    Pdta:Gracias a el 5 de Lengua me van a comprar una guitarra eléctrica (estas ayudando a que el caos llegue muy pronto)
    Y nada mas sólo decirte que me disculpes por las repetidas faltas de ortografía si es que las hay y si no que espero que me toques otra vez mas como profesor de lengua

    Me gusta

  3. Crispina, gracias por tu valiente testimonio… Estoy de acuerdo contigo, hay que “concienciar”, pero el peligro es que no te creen y te conviertes en un plasta. Hasta que uno no decide concienciarse a sí mismo hay poco que hacer. La puerta de la voluntad sólo se abre por dentro. De todas formas, descuida, que me desgañitaré desde fuera para que más de uno se decida a abrir.
    Daniel, tu comentario me ha dejado con la piel de gallina. Mucho ánimo y espero que me dediques alguna canción con tu nueva guitarra (eso sí, primero estudiar y luego tocar).

    Me gusta

  4. …pues a mí me ha tocado dar clase este verano a un chico…esperando que no le toque repetir primero de bachillerato. Aún no sé la nota. Y te puedo asegurar que aunque fue de los que no hizo nada durante el curso, en verano ha trabajado. El mayor problema: los padres, sin duda, pero es que eso se escapa de la mano del profesor.
    Parece que se ha obrado un milagro porque ha aprobado con un 6,5 y también economía…me acaba de llegar un sms.
    Espero que sea de los que abran los libros en septiembre y se sorprendan.

    Me gusta

  5. Eduardo no pudiste resistir la tentación de pinchar encima de mi nombre.
    Sintiendolo mucho tengo que decir que ese blog no es mío sino de Javier Pedrosa lo único que hago promoción ya que formo parte de la página ayudando

    Me gusta

  6. Ángel, enhorabuena por el éxito con tu alumno. El problema es que como le ha salido bien y ahora está agotado de todo el esfuerzo del verano, lo mismo se toma vacaciones hasta el próximo septiembre.
    A ver si nos vemos.

    Daniel, pues dile a Javi que tenga cuidadito con la ortografía… Y ánimo con tu nuevo blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s