Ya se nos casó

El sábado pasado se casó finalmente Richy y sí, para información de todos los que se lo estén preguntando, me cupo el chaqué.

Ya dije que lo del chaqué era una manía adquirida desde la boda de mi hermana, que fue la primera en casarse, y después de seis bodas lo llevamos ya con una soltura que sorprende. Aquí, como en todo, la experiencia es un grado y ahora afrontamos con mucha mayor serenidad los momentos previos a la sesión fotográfica, cuando toda la casa se convierte en un loco hervidero de movimiento y preguntas sin respuestas, dónde está mi corbata, alguien ha visto mis zapatos, qué gemelos me pongo, se me ha manchado el vestido, este bolso no me queda bien, me pongo laca o gomina, todavía no ha llegado X, venga que ya está aquí el fotógrafo… Es cuestión de dejarse llevar entonces por la corriente, sin oponer demasiada resistencia: acabarás desembocando a las tantas de la mañana en casa, con cierta sensación de agotamiento y de irrealidad, no tanto por el alcohol ingerido, sino porque no acabas de creer que ya nada volverá a ser como antes, que de repente, en una tarde, tienes una cuñada y un hermano al que verás muy de cuando en cuando y que antes o después se sumará otra más a la lista de poesías pendientes para sobrinos (por cierto, Cori nos anunció, la noche antes de la boda en medio del festival de despedida, que viene uno más en camino).

Y entre la sesión de fotos y el regreso a casa ha ocurrido todo lo demás. La ceremonia, el banquete, el saludo y la conversación con primos a los que uno sólo ve de tarde en tarde y de boda en boda y con los que hace el propósito de verse más a menudo, el baile (siempre, de forma inevitable, en algún momento saldrá Paquito, el chocolatero), las despedidas…

Por cierto, me gustó lo que dijo el cura en la ceremonia: el mundo lo mueve el amor y con el compromiso de su amor Richy y Mawi contribuyen a que el mundo siga avanzando. Quizá, ahora que lo leo, me suena un poco cursi y a frase hecha, sin embargo no puedo estar más de acuerdo. El problema es que el mal tiene mucha mejor prensa y se sabe vender mucho mejor. De hecho, a nadie le interesaría un periódico lleno sólo de buenas noticias, porque entonces a ver qué íbamos a hacer con nuestras frases de cómo está el mundo y adónde vamos a ir a parar.

Decía antes que la experiencia es un grado y quizá por eso, entre foto y foto (todos los hermanos con el novio, ahora las hermanas, ahora los hermanos y las hermanas, ahora también los padres, el novio con todos los sobrinos, el novio con hermanas y cuñadas, el novio con toda la familia…) cuando nos habían hecho la de todos los hermanos y el fotógrafo preparaba la siguiente, nos dio por saltarnos el protocolo y mostrarnos más como somos… Al fotógrafo le encantó la idea y nos hizo otro par de fotos así, pero me temo que ya nos engolamos un poco. Aquí está la foto que hicimos “pirata”, con una de nuestras cámaras, un poco oscura quizá, pero divertida. Enhorabuena y que vivan los novios.

4 comentarios en “Ya se nos casó

  1. Ana y Billiejean, muchas gracias por vuestras enhorabuenas.
    Gonza, sí, se ve que el Rodri consiguió mantener los ojos abiertos, aunque parece que lleva ya unas copas de más. Claro que tú tampoco le vas a la zaga: ya no recuerdo si después de la foto salió la telaraña de spiderman.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s