Reunión con padres

Ayer los tutores tuvimos la reunión de principio de curso con los padres de nuestros alumnos. Y aunque uno ponga cara de aquí no pasa nada, lo cierto es que es inevitable cierto hormigueo: ¿vendrán muchos o sólo dos? ¿vendrán madres o también algún padre? ¿habrán desenterrado ya el hacha de guerra? ¿me pondrán en un aprieto imposible?… Y uno piensa que en 4º de ESO quizá los padres ya estén un poco de vuelta, ya han ido a unas cuantas reuniones al Instituto y total para que les digan lo que sus hijos tienen que hacer o dejar de hacer no merece la pena el paseo… Y, sin embargo, he de reconocer que las reuniones de padres me encantan, aunque me echen por tierra la tarde y me anuden durante un rato el estómago.
La de ayer, sin que ocurriese tampoco nada especial, fue de lo más enriquecedora, por lo menos para mí. Vinieron un total de 32 padres y madres (había unos diez padres: todo un éxito) que representaban a 24 de los 30 alumnos que tengo. Y se veía que eran padres interesados en la educación de sus hijos, que querían conocer de primera mano al tutor de este curso del que probablemente ya conocen tantas cosas de primera boca por medio de sus “retoños”.
Creo que no les dije nada nuevo: la necesidad de que les exijamos tanto en casa como en el Instituto para que no se nos conviertan en unos marquesitos o dictadores incapaces de hacerse la cama; la conveniencia de que tengan un horario y un lugar de estudio claro; la necesidad de escucharles sin asustarse nunca y de propiciar conversaciones más allá del monosílabo (para eso qué mejor que cenar sin la tele puesta) y que no sean conversaciones monotemáticas en torno al estudio; que ellos, los padres, son los primeros educadores de sus hijos; que me gustaría tener una entrevista personal con cada uno por lo menos una vez al trimestre… En el fondo, en lo esencial todos estamos de acuerdo y creo que conseguiríamos mucho mejores resultados si después fuésemos capaces de ir en la misma dirección. La enseñanza pública está pidiendo mejoras a gritos y una de las mejores mejoras me parece que es la de recuperar a los padres para la causa: que no piensen que el Instituto es un aparca adolescentes en donde unos tipos extraños, llamados profesores, se tienen que encargar de enseñar a sus hijos no sólo matemáticas, sino todo lo demás.
Y, afortunadamente, los padres de mi tutoría no lo piensan: su presencia y su interés en la reunión de ayer es clara muestra de que no lo piensan.

Anuncios

2 comentarios en “Reunión con padres

  1. Estoy de acuerdo con lo que pones.
    La familia es fundamental y si no se implican en la educación de sus hijos poco hay que hacer.
    ¡Ánimo super profe!
    Un abrazo
    Wen

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s