Vulgarismos

El sábado pasado fue la carrera popular del barrio donde está mi Instituto, organizada por el colegio de Primaria y, como sabía que unos cuantos alumnos corrían, me acerqué a última hora de la mañana para ver quién había ganado.
Lo bueno de este barrio es que tiene bastante de pueblo y como tiene las fronteras muy marcadas, acabas conociendo a un montón de gente y vas por la calle saludando a unos y otros.
Me encontré a bastantes alumnos, algunos copa en mano, que me saludaron cordialmente, pero casi derramo lágrimas de emoción cuando me acerqué al grupo de mi tutoría y lo primero que me dijeron fue: “profe, no veas qué de vulgarismos dice el locutor”. He de reconocer que mi alegría estaba empañada por el hecho de que el locutor de la carrera popular cometiese vulgarismos, pero no pude evitar emocionarme al comprobar que, por lo menos, algo de lo que sale en clase, les acaba calando.
Entre los vulgarismos que había dicho el bueno del locutor estaba “delante mía” y quizá sea ya una pelea inútil, pero mientras me queden ganas seguiré en clase haciendo “teatro”, chillando, golpeando la pared, amenazando, clamando al cielo por la barbaridad de ponerle un determinante a un pobre adverbio. De hecho, el primer paso en la explicación de la frase suele ser preguntar a quien la haya pronunciado por qué es “delante mía” y no “delante mío”. La respuesta habitual es que depende de si lo dice un chico o una chica… y desde ahí, todo lo socráticamente que soy capaz, les voy conduciendo a la conclusión de que los adverbios, al igual que los verbos, no pueden llevar determinantes.
No sé, quizá no todo sea en vano, lo mismo algo se les queda, aunque sea una lejana preocupación por el bien hablar y el bien escribir. Espero que con el tiempo no caiga todo en saco roto y se olviden “mío”.

Anuncios

8 comentarios en “Vulgarismos

  1. Pues mi madre siempre me corrige diciendo que no es delante mía, sino delante de mí.
    Y tampoco voy detrás tuyo, sino detrás de ti.
    ¿Es correcto? Ya me ha quedado la dudilla…

    Me gusta

  2. ¡Pues que casualidad! Es una de las cosas que mas suelo corregir en las personas, y siempre oigo lo tiquis miquis que son (estoy aprendiendo a no ser bocazas y corregir solo dentro de mi cabeza). Pero me molesta profundamente que mi hijo de dos años sea capaz de decir que “el camión va delante de nosotros” por la carretera, y personas de mi edad digan que “la señora se sentó delante mio” en el autobus.
    Buen blog. Enhorabuena.
    Un saludo.

    Me gusta

  3. No hay que considerar a la ligera que el uso de un adverbio + posesivo sea un vulgarismo pues, a veces, es bueno considerar otras perspectivas lingüísticas. La clave está en la lengua y norma tan estudiada y revisada por numerosos autores. Te recomiendo el siguiente artículo

    http://www.ucm.es/info/especulo/cajetin/dmio.html

    Las conclusiones salen solas y a más de uno podría dejarle las cosas no tan claras.

    Disfruto mucho con tu blog ya que coincidimos en muchos aspectos: aprobé las oposiciones el mismo año.
    Saludos cordiales.

    Pd. Soy del Sur y, por aquí, es una expresión muy común, que no vulgar, y muy extendida en personas con estudios superiores. La norma cambia.

    Me gusta

  4. ispalo,
    gracias por el artículo recomendado: lo he leído y es cierto que me ha sembrado algunas dudas, aunque sigo pensando que es una aberración ponerle un determinante posesivo a un adverbio por el hecho de que los adverbios no tienen ni género ni número y, por tanto, los determinantes no pueden concordar con ellos. Parece claro que la equivocación viene producida por la equivalencia del genitivo (“de mí”) y del posesivo (“mío”), pero hay contextos en los que esa equivalencia se me antoja absurda, por ejemplo con verbos que rigen la preposición “de”: “no te olvides de mí”, de momento es inconcebible como “no te olvides mío/mía”. Pero tiempo al tiempo: una vez jugando un partido de fútbol con los alumnos, uno se quejó por un mal pase que le habían hecho diciendo: “has enviado el balón a cien metros mía”: ¿por qué “mía” y no “mío”?, ¿con quién concordaba ese determinante?
    En fin, ya siento ser tan “pijotero” con estas cosas, pero lo que me parece más interesante, independientemente del vulgarismo en cuestión, es que esté consiguiendo crear cierta conciencia lingüística en los alumnos, que empiezan a fijarse en cómo habla la gente de su alrededor.
    Por cierto, Teresa, haz caso a tu madre, ya siento si te he liado con la redacción de la entrada, pero lo correcto es, mientras no se demuestre lo contrario, “delante de mí”.
    SodLogan, les recomendaré los manuales, pero no sé por qué, me da que no se los van a leer…

    Me gusta

  5. Soy uno de 2ºC de 07/08 todo que este bien claro y Eduardo tienes toda la razón acerca de lo que estas contando .
    Tus historias acaban entrando en nuestras pobres cabecitas inocentes por así llamarlas y corriges gran parte de nuestro vocabulario bueno o al menos a los que te atienden ya que en clase tu no estas delante mía sino delante de mí

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s