VIDA DE PI

Hace unos días me acabé un libro que me ha sorprendido, me ha emocionado y me ha hecho disfrutar de lo lindo: Vida de Pi, de Yann Martel. La verdad es que me lo habían recomendado varias veces, pero ni el título (¿será un libro matemático?) ni la portada, en la que aparece el dibujo de un bote salvavidas visto desde arriba, con un tigre repanchigado en la proa y un hombre acurrucado en la popa, me habían animado mucho. Me temía, además, que era un libro tierno y moralizante sobre la amistad de un niño con unos animales perdidos: en el principio de la contraportada pone algo así como “una solitaria barcaza de salvamento continúa flotando a la deriva con cinco tripulantes: Pi, una hiena, un orangután, una cebra herida y un enorme macho tigre”… En fin, que abrí el libro con mucho recelo, pero todos mis prejuicios empezaron a desaparecer desde la “Nota del autor” con que comienza el libro, en la que Martel cuenta que fue a la India en busca de una buena historia y cuando ya estaba convencido de que no la iba a encontrar y de que se tendría que volver a su país con las manos y la pluma vacías, en una taberna de mala muerte entabló conversación con un viejo y cuando llegó la hora de irse y tenía la mano levantada para pedir la cuenta, el viejo le dijo: “Tengo una historia que le hará creer en Dios”…
Y la verdad es que la historia es cuando menos sorprendente, porque el protagonista, hijo del dueño de un zoo, un chaval de dieciséis años, acaba efectivamente a la deriva en un amplio bote de salvamento después de que el buque en el que viajaba hacia Canadá con su familia y algunos animales que habían vendido a zoos de América se hundiese de forma fulminante. En el bote también acaban, por distintos motivos, varios animales, entre ellos un tigre de los de verdad.
Pi logra sobrevivir más de 9 meses en el océano Pacífico en compañía del tigre (leer para creer) que nunca deja de ser una serie amenaza.
Al final del libro, el autor incluye una conversación grabada de Pi con unos tipos del Ministerio de Transporte de Japón que querían saber más detalles sobre el naufragio, pues el barco hundido era japonés.
Pi les cuenta su historia que, por supuesto no terminan de creerse y los japoneses insisten hasta conseguir que les cuente otra historia que se ajuste más a sus expectativas. Cuando se empeñan los japoneses en que quieren saber qué ocurrió de verdad, Pi harto de la situación les espeta: “Quiero decir que el hecho de contar una historia, de emplear palabras, ¿no es en sí una invención? ¿El mero hecho de observar el mundo no es en sí una invención? A ver, el mundo no es sólo como lo vemos sino también como lo entendemos, ¿no? Y al entender una cosa, le añadimos algo, ¿no? ¿Eso no convierte a la vida en un cuento?”.
Y efectivamente, al acabar el libro he vuelto a convencerme de que la vida es cuento, un cuento muchas veces más sorprendente del que uno sería capaz de imaginar.

3 comentarios en “VIDA DE PI

  1. Sí, vi el otro día el cartel anunciador. No sé qué tal les habrá quedado, porque el libro es apasionante, pero me parece muy difícil de llevar al cine: cantidad de horas de un tipo a solas con un tigre. Creo que me gustó más el libo.

    Me gusta

  2. Vine del cine de verla en 3D y buscando un poco sobre el libro encontre este post, te cuento que quedo muy bien en pantalla grande, sobre todo la cinematografia, tengo muchas ganas de ver el detras de camara… el final fue un poco cerrado, por lo que leo en el libro mas fue abierto a la interpretacion de cada lector. En estos dias vere la pelicula Could Atlas, ese libro si te puedo decir que es inadaptable.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s