Fin del primer asalto

A las ocho de la tarde he acabado el examen práctico de las oposiciones, que consistía en tres comentarios de texto y me he vaciado tanto (ocho folios por las dos caras) que me quedan pocas ganas de seguir escribiendo.
En las oposiciones se ve que va saliendo lo mejor y lo peor de cada uno: así, es inevitable esa alegría secreta y profunda que te entra cuando oyes llamar por segunda vez a alguien que no da señales de vida o cuando ves que otro se levanta a la media hora de haber empezado el examen…, pero la verdad es que también sale lo bueno y conectas en seguida con personas a las que no has visto en tu vida, porque el sufrimiento une mucho, y les deseas suerte sinceramente, a sabiendas de que esa suerte que les das te puede acabar quitando la plaza.
El lunes por la mañana es el segundo asalto, la parte teórica, y si me encuentro con fuerzas mañana me daré un repasito de los 72 temas (es una ironía; lo digo por si alguien que lee esto, nunca se ha presentado a unas oposiciones).

Anuncios

Un comentario en “Fin del primer asalto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s