El sobrino que viene

En estos momentos está naciéndome un sobrino: el octavo. Mi hermana lleva ya unas horas en el paritorio y espero el mensaje o la llamada de un momento a otro.
A veces da no sé qué pensar en qué mundo ha ido a parar, pero precisamente porque el mundo necesita un arreglo, necesitamos su ayuda: hay que ver cuánta alegría trae sólo con nacer. Y aunque se pase los primeros días durmiendo, llorando y comiendo, sólo arrancará sonrisas.
Además hace más hermanos a sus hermanos que aprenderán a compartir y a convivir… Hace tiempo leí un cuento que espero contarme alguna vez, aunque no recuerdo el título ni el autor: el del libro era Hay cosas peores que la lluvia y el lema del protagonista (un mendigo “profesional” de Mieres) era “ningún hijo único en un mundo sin hermanos”, y no es que tenga nada contra los hijos únicos, ni mucho menos, sino que es una forma de reflejar la idea de que en este mundo todos somos hermanos, independientemente de nuestra raza, sexo, religión o condición social.
Lo voy a dejar aquí que me estoy poniendo tierno.
YA ESTÁ AQUÍ. PUES NADA, CHAVAL: BIENVENIDO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s